viernes, 29 de octubre de 2010

Un soneto de Aquiles

Cuando en 1949 murió el viejo Donzella, otro máximo del humorismo y finísimo poeta, Aquiles Nazoa, le dedicó el siguiente soneto, en la primera plana de "El Morrocoy Azul".

También tú te nos marchas, buen [Donzella

te vas de esta Caracas tuya y mía

que bebió en sus sifones la alegría

de los tiempos del coche [y la zarzuela.

"Todo se está acabando [en Venezuela",

me dijiste en La Torre cierto día,

recordando unos versos [al tranvía,

en que yo hablé de "tu mejor [clientela".

Y dijiste verdad: feliz testigo

de un tiempo que pasó; [junto contigo

se muere un poco [de local historia.

Descansa, pues, [en paz, mientras [sin llanto

bajo el cielo de marzo [yo levanto

una amable cerveza [a tu memoria.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada