domingo, 3 de noviembre de 2013

El Cementerio de los Hijos de Dios



“En la parte norte de Caracas y como reclinado en las ondulantes faldas del Avila, duerme su sueño centenario el triste y ruidoso “Cementerio los Hijos de Dios”.
De tiempo atrás abrigaba ardientes deseos de conocer este apartado retiro, cuando en días pasados la bondad de mi amigo Diego Fernández Hutt puso en mis manos las minúsculas fotografías  que ilustran esta página, y que seguramente en sus horas de artístico recreo, sacara de ese  silencioso rincón .
Al contemplarlas con fervorosa atención, reverdecieron en mis viejos deseos de visita y cierta tarde en que los dorados rayos del sol morían ocultos tras una nube de plomo, me encaminé a dicho sitio.
Penetré a través de sus fuertes rejas de hierro, cargadas de moho y que en su interior pude contemplar a mis anchas con recogimiento religioso aquel campo de muerte. 

Qué soledad y que desolación tan grande!  Qué silencio tan profundo!  Qué ruinas tan pavorosas! Qué tristeza tan prolongada la que en ese lugar se respira! Mayor tristeza y soledad  que en cualquier otro cementerio del mundo!  Porque a este abandonado lugar no llega nadie. Sólo los curiosos como yo. Aquí no se ve una corona, una flor. Las mismas flores del abrojo no crecen en esta tierra árida y calcinada. La yerba nace raquítica y enferma. Los arboles que aún conservan vida, son pobres,  el follaje casi muerto. Hay otros, la mayor parte, que solo conservan sus esqueletos que semejan brazos humanos en torturantes delirios implorando al cielo su piedad divina.  Sólo los rígidos cipreses, centinelas de cementerios, conservan vida. La obscuridad de sus verdes vestiduras aumentan en negrura por la proximidad de la noche. De vez en cuando una ligera brisa los mueve suavemente y por su blando y dulce balanceo parece que cobraran vida.
En el amplio camposanto se ven tumbas ruinosas, abandonadas y destruida por los años; algunas ocultas entre los jarales; otras escondidas bajo las zarzas… “

Recordemos que en este Cementerio se encontraba:

“ En el Cementerio de los Hijos de Dios fueron sepultados muchos próceres de la Independencia y de la Guerra de la Federación. Entre otros, el general José de Austria, autor del Bosquejo de la Historia Militar de Venezuela en su Guerra de Independencia. Austria luchó a las órdenes de Miranda, en Valencia; en los Llanos con Páez y en el sur de Colombia, con Simón Bolívar. El gran periodista y polémico político Juan Vicente González, muerto en 1866, fue sepultado allí, al lado de la tumba de su madre y una de sus hermanas. También reposan los restos del general Antonio Muñoz Tébar, de Francisco Riera Aguinagalde, el general Miguel Arismendi, el Doctor Tomás Aguerrevere, gran publicista; el doctor Manuel Cala, prócer de la Independencia; Pedro Villapol- otro prócer- , el general Esteban Herrera Toro, la parentela del Marqués del Toro y otras muchas familias ilustres.

“Es doloroso que los muertos sean desalojados- concluía Carmen Clemente su trabajo, que luego ampliaría –para dar cabida a los vivos, como si Venezuela no fuera una gran extensión de tierra deshabitada, como si no existieran millares de kilómetros que demandan, por Dios, que sean habitados”. Dejen a los muertos en la paz de sus sepulcros”, -clamaba.”

El cementerio Hijos de Dios. Colección Pozuela 1950

Ver: http://mariafsigillo.blogspot.com/2011/08/no-toquen-esos-muertos.html

6 comentarios:

  1. Soy residente del sector, y cuando se realizaron los trabajos de construcción del tramo de la "Cota Mil", cerca del conjunto residencial que hoy ocupa el espacio del cementerio, había un amplio terreno baldio y una vieja casona, incluso un puente que delimitaba a un complejo deportivo (YNCA) que había en el lugar, al removerse el terreno empezaron a surgir restos de criptas y osamentas humanas, recuerdo incluso haber encontrado una vaina de bayoneta, la cual lamento haber perdido, se encontraron además herrajes de una romana de madera que había en el sector y de seguro aun bajo las residencias deben haber restos de este cementerio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Woow Freddy, tendrás imagenes de esa Casona, que interesante ... gracias por el aporte.

      Eliminar
  2. No son los muertos los que en dulce calma, la paz disfrutan de la tumba fría, muertos son los que tienen muerta el alma .... y viven todavía.

    ResponderEliminar
  3. Por ahí se dice que "las cosas de los muertos son de los muertos", y los cementerios no son la excepción. Pérez Jimenez no respetó la consigna de "tierra sagrada". Dicen que es posible que las personas que habiten los edificios que se construyeron sobre la "tierra de los muertos" deben haber experimentado algún tipo de evento paranormal en mas de una ocasión.

    ResponderEliminar
  4. Acaso leí una vez que el Puente de El Guanábano fue construido en la época de Crespo para facilitar el acceso al Cementerio de Los Hijos de Dios, sin embargo para entonces este camposanto erigido a mediados del siglo 19 tenía ya 40 años.
    El Cementerio de los Hijos de Dios fue más que un camposanto fue sitio visitado por pintores y escritores y la foto de Pozueta de 1950 como las de Boulton en los 40 dan muestra de su estado ruinoso pero enteramente recuperable. El sacrilegio fue arrasarlo hacia 1951, 1952.

    ResponderEliminar