viernes, 19 de octubre de 2012

Recorriendo La Calle Sur, Oeste 4 del Siglo XX

CALLE SUR OESTE 4

De Conde a Padre Sierra, estuvo la casa de los Baptista, Leopoldo y Trino; el hotel El Conde, al frente del edificio del Ministerio de Educación. En esta cuadra también vivió don Gustavo Vollmer, el de la chivita, que suponemos fuera el fundador de la Hacienda Santa Teresa, productora de afamado ron que lleva su nombre, ubicada en San Mateo, del Estado Aragua. La farmacia de Padre Sierra estaba en la casa diagonal con la que ocupaba la firma del Blohm y Cía., poderosa exportadora de café y cacao que suplía con créditos a los productores, tal cual si fuera un banco. Esta casa tenía un ancho frente hacia el Capitolio conservando su “alero” como en la época de la colonia, igualmente sus grandes ventanas y ancho zaguán; se asegura en esta casa nació el Generalísimo don Francisco de Miranda.

Continuando a la Bolsa el Teatro Ayacucho, construido por Pedro Vallenilla, el teatro continental de los hermanos Antonio y Ramón Pimentel, la casa de Cubría y Cía., Sucr. de Manual Abascal, padre del Político y Diplomático Manuel Pérez Guerrero; seguidamente la librería Maury y en la esquina de La Bolsa, el bar y casa de juego de evite y azar “El Cataluña”. Al frente, al cruzar la calle hacia Mercaderes, el primer edificio ensamblado con vigas de hierro soldadas que hubo en Caracas, construido por la compañía norteamericana que sustituyera a la inglesa Venezuela Electric Light que funcionaba en la esquina de El Hoyo. Esta empresa distribuidora de luz eléctrica producida por la Electricidad de Caracas, fundada por Ricardo Zuloaga, se denomina “Compañía Venezolana de Electricidad”.

En la casa de al lado la peletería Alaska, luego la Joyería y Relojería “La Perla”, de la firma francesa Pujol y Cía. La joyería Hernández, donde fueron empleados Pablo Sánchez de León, fundador de los almacenes Caracas; así como Rafael Isava Núñez que llegara a ser presidente en varias oportunidades del Caracas Country Club. La firma alemana de Gathmann Hnos., fue una de las joyerías y relojerías de gran fama, igualmente que La Perla de Pujol, porque si esta última era distribuidora del “Cima”, Gathmann lo era del “Longines”.

El hotel Caracas absorbía la entrada de visitantes, a la ciudad no a los turistas porque eran aquellos musius de pantalones cortos y sombreros de colcho que cuando venían a Caracas llegaban por la mañana, visitaban el Capitolio, la Plaza Bolívar y el panteón nacional, La casa natal y las ventas de frutas y pájaros de el mercado, regresando a su barco por la tarde. Este hotel era una casa antigua de esas de patios, y que tenía una salida de Mercaderes a La Gorda, su ubicación exacta fue la del área que ocupa hoy el teatro Ávila, construido por el doctor Carlos Emilio Fernández, secretario privado del gobernador Velazco.

El turismo se incrementó después que Pepito Herrera Uslar formara una compañía para la construcción del hotel Ávila en la floreciente urbanización San Bernardino. En esta cuadra y en la acera al frente estuvo Emilio Yallonardo con su sastrería y elegante negocio de artículos para caballeros; seguidamente la joyería de C. Brando y Cía; así como la de Serpico y Lainc; al cruzar la calle, la firma de C. Adrianza y Cía. En los altos de este pequeño edificio fundó Edgar J. Anzola, de grata recordación, su publicidad A. R. S. que tantos éxitos ha cosechado en su dilatada existencia. De Mercaderes a Municipal fue que José Ugarte instaló el primer Dray Cleaner de Caracas, con la iniciativa de disponer de un pequeño salón para que los clientes se desvistieran y entregaran sus trajes para el lavado al seco. Al cuarto de hora le traían su ropa lista, y mandado hecho.

La zapatería de lujo Zuloaga, atendida por la señora y sus hijos. Antes de que el general Vicencio Pérez Soto, presidente del estado Zulia, construyera el edificio “Junín” que ornamentara con varias estatuas de cuerpo entero, estuvieron en ese lugar los establecimientos de ferretería de Julián Férris y el Guinand Frers. Al frente, antes de alcanzar el ángulo que cortaba la acera hacia el oeste donde se inició la construcción de un gran edificio para la lotería de beneficencia pública, habiéndose llegado a colocar en todo lo alto de sus cuatro pisos, sobre una cúpula, la estatua de la diosa de la fortuna. Armando Planchar Franklin, instaló la agencia Chevrolet de quien era representante. Desde el citado edificio para la lotería que terminó convirtiéndose en el hotel Majestic de Eloy Pérez, se iniciaba la plazoleta al frente del Teatro Municipal, formada por el ángulo del oeste entre el final del mencionado edificio y las dos hermosas residencia que hacia el sur habitaban Aristóbulo Uzcátegui y Bernardo Guzmán Ibarra, nieto del general Guzmán Blanco. Continuando y en la esquina que hacia el cruce a la de San Pablo y al comienzo de la callejuela que existía lateral al teatro, en una casa de dos pisos el hotel Madrid, regentado por “El Papa Negro”, un torero español de apellido Mejía, quien parece haber sido el padre de los hermanos Bienvenida, y de los cuales Antonio y José nacieron en casa, por lo tanto eran caraqueños. Antonio Bienvenida alcanzó un sitial de honor en la tauromaquia española, y fue allí, en la plazoleta del Teatro Municipal al frente de su casa donde, durante sus primeros años aprendió y se ejercitó jugando al toreo con sus hermanos. Seguidamente estuvo la Jefatura Civil de Santa Teresa y en un salón al lado, la Inspectoría de vehículos en la época en que siendo inspector Chirinos Lares, se adoptó el sistema de canalizar el tránsito de vehículos colocando flechas en los postes del alumbrado y del teléfono que habían en las esquinas. En otra esquina, el Este, la firma de Mayorca y Cía., con un establecimiento de Representación de Artículos importados; siguiendo al Reducto la casa del segundo Esteban Ballesté y luego la residencia de Raymundo Fonseca Rivas. En la acera del frente, en toda la esquinita de la callejuela que se utilizaba en el teatro para la movilización de las escenografías, muebles y útiles para las representaciones de la óperas y otros grandes espectáculos, la residencia de la familia del general José Rafael Luque, quien fuera presidente del estado Miranda.

Fuente: La Caracas que conocí de
Francisco A Moya Martínez
Imagenes de Caracas en Retrospectiva


Esquina De El Conde

Esquina de Padre Sierra a Bolsa
años 30

Esquina de Padre Sierra
40
Luís F Toro.

Teatro Ayacucho

Teatro Municipal






No hay comentarios:

Publicar un comentario