jueves, 12 de diciembre de 2013

Caracas, Ciudad de ayer y de hoy

“Caracas era una ciudad típica hasta hace unos siete años; típica como sus habitantes, filósofos de la vida  y “amigos de los hombres”.  Una luna madura de metal cobrizo se paraba en las esquinas como si aguardara el cruce de algún transeúnte solitario de la noche. Hoy la luna es moderna, sobre los edificios grandes, iluminados como un retablo. La luna de ahora es blanca, simplona, no destaca su fuego amarillo sobre las calles profusas de luminiscencias publicitarias.  Hoy el esmalte lunar es limitado por los decoradores de ultramodernos cafetines y fuentes de sodas, extrañas a Caracas, la ciudad de los botiquines coloniales con sus pesados mostradores y mesas de caoba encerada, espejos turbios por muchas generaciones de moscas y pisos de cementos incoloros. Esos bares remedos de cantinas españolas, adonde llegaban los andaluces de sal y luz a palabrear entre vinos y aceitunas anécdotas o  mentiras. Era Caracas Ciudad de mujeres tímidas ante la palabra procaz del hombre, de damas  ataviadas con trajes largos de serias coloraciones, el cabello arreglado según modelos antiguos, profuso, caído en cascadas hasta las espaldas, sin falsos tonos oros, aireado por las brisas frescas del Avila. 
Chocolateria La India 

Los modales sin desbordamientos, sobrias risas, a penas dibujadas en las facciones breves, palabras sencillas, ideas fáciles, sin rebuscamientos de lecturas y principalmente referidas a temas del matrimonio y el hogar. Cumplidoras de los preceptos católicos iban a misa diariamente y los domingos, al salir de la Iglesia acompañadas por sus padres se tomaban en sana juerga la mañana. Mañana dominical de 19…., horas anheladas en toda la semana; la Plaza Bolívar, Lucas Manzano de pantalones cremoso y fresca pajilla de sombrero, paseando y observando el ambiente  para escribir la crónica de BILLIKEN. Fotografías con cámara “Kodak” para dejar plasmado en un papel brillante los rostros sonrientes de un día festivo.  Luego a las 11: am la retreta municipal, la banda engalanada con trajes de paño azul oscuro, orillados de oro. Los cobres de la banda hacían sonar valsecitos criollos o bravos pasodobles donde el clavel y la manola eran palabras importantes de la letra. Al fin, el joropo, criollo y veloz. Y el público, numeroso, aplaudía. Luego el paseo por la Plaza, damas engalanadas de sedas y pajizos sombreros enriquecidos con racimos de flores de café (fingidas). A las doce, reunión en “La India”, el salón de familias más elegante de la capital del 20; helados en cajitas provistas de una cuerda para transportarlas con un cesto, uvas, versallesco obsequio de los caballeros, manzanas, peras, aceitunas, una taza de chocolate. Con estos comestibles celebraban el domingo las damas y hombres de alto rango social, concurrentes al lujoso salón de familias.  El almuerzo, alguna dama invitaba a su novio a la mesa; hervido de gallina latería de “Rodel” traídas de “La Colonial”, el botiquín de la gente “de tono”. En tarde, las carreras de caballos, la plana mayor del gobierno de Gómez  en la tribuna presidencial, boletos jugados entre la gritería de las damitas, antología de trajes y cosméticos, los mozos tomaban una copa de brandy y a pasear por el jardín del Hipódromo.

Otras damas iban “a dar una vuelta” al paseo de “El Paraíso” en un coche tirado por briosos caballos de idéntica pelambre y aperados lujosamente. Las cinco de la tarde “El Pinar”, florido y fresco, las calles de tierra. En la noche, hasta las diez, las damas sentadas a la ventana. Apoyaban los codos marmóreos sobre muelles cojines bordados por sus propias manos. Se paran los caballeros, les obsequian bombones.  La madre vigila desde el fondo de la sala sentada en una mecedora. A las 9 y 45 los primeros bostezos, los caballeros lo notan, vacilan en permanecer junto a las damas enventanadas “Tu mamá tiene sueño, me voy”. Y se iban los mozos  por la criolla calle, silbando, silbando bajo la luna llena de trópico. Entraban al bar, comían una tostada y una taza de denso chocolate y llevaban algún regalo a sus madres que esperaban sentadas en el lecho su llegada. (“No me puedo dormir hasta que no lleguen los muchachos” dicen las madres buenas). Así era Caracas, con ese tono gentil, elegante, grato. Con sus mujeres hogareñas y sus hombres llenos de hombría, simples en sus preocupaciones, sin política.  Amigos de las fiestas y del buen brandy. Así transcurría la vida hasta que un día se acabó todo esto y hoy es Caracas una ciudad Cosmopolita, poblada y con gente rara que por la calle va con un rostro que no sentimos nacional. Ellos, los inmigrante tienen una porción de trabajo en la obra de formación venezolana que todos queremos realizar. Caracas ya no es típica, está llamada a no serlo, por su situación geográfica, apta para recoger las características de los distintos países que, por medio de sus habitantes viajan, nos llegan al puerto de La Guaira. ¡Caracas, todos te recordamos como eras! Y como en el poema de  Antonio Machado decimos: Mi infancia es el recuerdo de un patio de Caracas."

Caracas, 1945 
Por Rafael Brunicardi, h
Elite 1945




7 comentarios:

  1. Al leer esta hermosa crónica no puedo dejar de pensar en cómo los cronistas del futuro recordarán con nostalgia esta Caracas del presente... ¿Cómo será Caracas en 40, 50 años? Muy diferente, sin duda. Esta urbe cambiante tendrá nuevos protagonistas y costumbres y nuevos caraqueños curiosos por saber como se vivía en la Caracas de principios del siglo XXI... ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Es realmente necesario que quienes tengan la posibilidad de rescatar los testimonios de quienes habitaron esos tiempos lo hagan aunque sea escuetamente. Muchos le regalaron a la posteridad sus vivencias en Escritos de Memoria, uno de esos actores nada menos que el Ministro de Relaciones Interiores de Marquitos recopiló tres libros de Memorias y una novela que es una delicia : Allá en Caracas de 1948.
    Otros como Alfredo Cortina estampó tipos, costumbre, vivencias y caricaturas. Don José García de La Concha guardián por algunos años de la Quinta de Anauco con sus Reminiscencias. Vida Caraqueña de Eduardo Michelena en dos ediciones. Guillermo José Schael quien trataba salvajemente los libros le aportó a la posteridad infinidad de escritos y unos cuantos hermosos libros como igual lo hizo CAREMIS (Carlos Eduardo Misle.
    Todos ellos se fueron pero dejaron testimonio y huella. Gracias a todos ellos y a muchos otros nuestra historia si tendrá memoria pero mientras mayor sea la cuenta mejor y más extenso será el cuento.

    ResponderEliminar
  3. Que ridiculas, hasta con un pobre zorro colgando, hoy en día desde luego eso es impensable.

    ResponderEliminar
  4. Este(a), desde luego, no entiende de los cambios en la moda de las épocas

    ResponderEliminar
  5. Agradable e interesante poder recrearse con la descripciones de una Caracas en la cual sus gentes amaban y Vivían!

    ResponderEliminar
  6. Agradable e interesante poder recrearse con las descripciones de una Caracas en la cual sus gentes amaban y Vivían!

    ResponderEliminar
  7. Teocracia es la organización del Estado de acuerdo con los principios y normas Bíblicas
    Dios se revela a través de los profetas, estos son interpretados por los clérigos que los adaptan y aplican a los tiempos y a las circunstancias concretas.
    Los dogmas son los fundamentos y principios del Estado.
    Las normas morales son las leyes; las normas positivas se convierten en obligaciones y los pecados en delitos.
    Todos los órganos del Estado están orientados en este sentido.
    Una teocracia (del griego Teos τεοσ[Dios] y Cracia χρατοσ[Gobierno], gobierno de Dios) es una forma de gobierno en la que los líderes gubernamentales coinciden con los líderes de la nación ejercen sus cargos en obediencia al mandato de Dios, o sea siguiendo las leyes de Dios y no sus propias leyes, las políticas de gobierno son idénticas o están muy influidas por los principios espirituales de la ley de Dios; normalmente el gobierno afirma gobernar en nombre de Dios.
    El diccionario de la lengua española, de la Real Academia Española la define como el “gobierno ejercido directamente por Dios”, y en una segunda acepción: "Sociedad en que la autoridad política se le considerada emanada de Dios y ejercida por sus ministros."
    Bienvenidos venezolanos al proyecto:
    República Teocrática De Venezuela.

    El ideal de Cristo de una nación de hermanos, de hijos de Dios. Estamos hablando de la construcción de una sociedad teocrática sobre la base bíblica de una constitución cristiana.
    La teocracia en Venezuela exige un Estado cristiano, gobierno cristiano, y todo un ordenamiento jurídico cristiano, de esta forma Venezuela toda quedará bajo el gobierno de Dios, una nación bajo un pacto constitucional con Dios, lo que hará de Venezuela una nación única en América. Dios tendrá un pueblo en América. Yahveh sera el Dios de Venezuela. Este País se convertirá el la Israel del sur. Una nación bendita por Dios.

    www.teovczla.blogspot.com

    DIOS LE BENDIGA. GRACIAS POR SU VISITA. DEJE SU MENSAJE Y SI DESEA CONTACTAR CON TEOCRACIA VENEZUELA ESCRIBANOS AL SIGUIENTE CORREO ELECTRÓNICO:
    teocraticosvzla@gmai.com con gusto le reponderemos

    www.teovczla.blogspot.com

    Shalom, As Salamu Alaikum, La Paz De Dios Sea Con Usted.

    ResponderEliminar