sábado, 12 de marzo de 2011

Esquina Coliseo

Esquina Coliseo:



El Cronista Núñez narra que el primer Coliseo, patio central o corral de comedias de Caracas, data del 4 de mayo de 1784, cuando el Gobernador Don Manuel González Torres de Navarra comunicó al Cabildo que, “ estimulado por la felicidad de esta República le ha proporcionado de sus propias expensas, sin gravamen del público, un Coliseo” su ubicación estuvo de Conde a Carmelitas, en un solar de Don Fernando Ignacio de Ascanio, futuro Conde de la Granja, a quién el Gobernador cuidó poco de pagar sus alquileres, dejando de cancelarle por tres años.

A los regidores no les hizo gracia el nombre del Teatro, que era el gran anfiteatro de Flavio en Roma, y en 1789, al discutir el programa de las fiestas de la jura de Carlos IV, dijeron que “ el Coliseo no merece realmente el nombre de tal por estar construido en un solar nada cómodo y decente” El Cabildo deseaba que las comedias se representaran en la Plaza, a fin de que pudiera concurrir la mayor parte del vecindario, y a demás temían que ocurriera tropeles y desgracias “ por el continuo temblor y crujimiento de las maderas en que está construido todo lo que llaman Coliseo. Como acaeció una vez en 1788.

Desde 1808 hasta 1812, el Teatro pasó por varios arrendatarios, sin mayor éxito, hasta que el Terremoto de 1812 bajara el telón para no levantarse más. En septiembre de 1813 sirvió de Cuartel de Caballeriza.

Luego nació en la Esquina de Veroes, en el solar de Don Vicente Ibarra: el Teatro Caracas, llamado Coliseo de Veroes. El Real Consulado se negó ceder el solar, y en vista de ello Blanco consiguió el solar de la gallera en la esquina de Doña Margarita Sanabria o de los Sanabria, para instalar el nuevo teatro Provisional, mientras se le permitía reconstruir el antiguo. Tenía una puerta muy angosta y estaba rodeado de paredes desplomadas, “de rincones excusados donde podían cometerse todo género de crímenes”, pero el Gobernador interino, Don Ramón Correa, autorizó la apertura del nuevo Coliseo, en la esquina que desde entonces lleva este nombre, “ en una época en que Caracas presentaba un cuadro desolador”

Diez años más tarde, el 13 de octubre de 1828, el Libertador Presidente de Colombia, desde Bogotá, concedía a José María Pone y Antonio Cardozo privilegio de 15 años del Teatro Caracas, con la obligación de dar funciones a beneficio de los hospitales. Los privilegiados se desentendieron de esta obligación, y en 1837 el Municipio pidió derogar el Decreto de Bolívar.

Pero Caracas deseaba cada día un teatro más cómodo, y cuando Páez, asumió la Presidencia de la República el 1º de febrero de 1844, Ramón Díaz e Ignacio Charquet presentaron el proyecto elaborado por el Ing. Redd para construir un teatro en el solar del antiguo Hospital de San Pablo, pero este proyecto debió esperar hasta el Gobierno de Guzmán Blanco.Los planos de Caracas hasta 1856 aún identifica la esquina como de la Sanavria, el de 1875 ya trae Coliceo, y el de 1889, Coliseo. En época reciente, el recuerdo del célebre corral de comedias fue revivido al cambiársele el nombre a un cine situado en las cercanías, entre las esquinas de Peinero a Pájaro. La sala, perteneciente a Don Antonio Pimentel, gran amigo y compadre del General Juan Vicente Gómez, era llamado “Teatro Pimentel” , y a raíz de la muerte de Gómez fue rebautizada “Teatro Coliseo” .-

Fuente:
La Nomenclatura Caraqueña
Rafael Valey
Pág. 150-151

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada