lunes, 24 de septiembre de 2012

La Iglesia Nuestra Señora de Las Mercedes


Hermosa imagen de finales 20

La Iglesia Nuestra Señora de Las Mercedes es un templo católico de Caracas, Venezuela ubicado en el casco central de esa ciudad en la esquina Las Mercedes de la Parroquia Altagracia del Municipio Libertador.

La historia de la construcción data de 1614 cuando un grupo de mulatos se reunen para construir en un solar o casona una ermita hecha de madera pero en 1641 ésta quedó destruida por un sismo, poco después se reconstruiría la ermita pero otro terremoto en 1766 la derribó. Luego se hacen algunas reparaciones que resultan afectadas con el terremoto de 1812. Hasta 1825 funcionó un cementerio en la parte trasera de la iglesia pero ese año fue clausurado. En 1857 se hace la reconstrucción del templo con base rectangular conservando sus tres naves con tres entradas y destacando elementos neoclásicos, un nuevo sismo afectó levemente la estructura en 1900.

El 2 de agosto de 1960 es declarado mediante Gaceta Oficial como Monumento Histórico Nacional.


La bella escultura en mármol blanco que actualmente se encuentra en el atrio del templo, ofrenda de los católicos a la patrona de Caracas como Patrona de los terremotos, se encontraba antiguamente en el sitio donde ahora se halla el monumento del Licenciado Agustín Aveledo.


Esta estatua fue inaugurada a las doce de la noche del 31 de diciembre de mil novecientos, último día del siglo XIX y el primer instante del nuevo siglo. Fue colocada en el centro de la plaza, al este de la iglesia.

Este monumento recuerda a los caraqueños su devoción a la virgen como patrona de los terremotos, el cual data desde la colonia, y, que nuevamente, luego de 134 años después, volvemos a agradecerle. Bajo el antiguo pedestal se guardaron varios documentos además del acta inaugural y en la base del monumento se lee: “Los católicos de Caracas agradecidos a la Santísima Virgen de la Merced”. En ésta se hace mención del terremoto ocurrido a las cuatro horas y cuarenta y tres minutos del amanecer del 29 de octubre de mil novecientos; señala además, los daños ocurridos en Caracas ese día, incluso a otros templos de la ciudad.

Todo el día 29 estuvo temblando con intermitencias; esto obligó a las familias de Caracas hacer barracas en las plazas y en lugares abiertos y a vivir en comunidad ricos y pobres como buenos hermanos. El sacudimiento de las siete de la noche fue el más fuerte, que ya muchos creían en el fin del mundo.

Los capuchinos de las Mercedes sacaron a Nuestra Señora en procesión, y como se calmaran desde ese instante los sacudimientos sísmicos, llovieron las rogativas y se le ratificó una vez más a Nuestra Señera de las Mercedes el título de Abogada de los Terremotos. Por una merced singular, no se sabe si por milagro o prodigio, este Santo templo de la Merced y la casa misión de los frailes menores capuchinos de San Francisco, situada en el mismo lugar, no sufrieron ningún daño.

2 comentarios:

  1. A ver, entiendo que la historia de La Merced es otroa: Muy interesante el origen de esa devoción en Caracas. El gobernador Ruy Fernández de Fuenmayor llegó de Santo Domingo a fines de 1637 con esa virgen patrona de su familia entre pecho y espalda, decidido a promoverla en su nueva gobernación. Tuvo acogida, y los vecinos la adoptaron aferrados a ella como clavo ardiente por ver si los libraba de la nefasta peste de la 'alhorra' del cacao, una especie de chicungunya de las arboledas que las secaba sin remedio desde que había aparecido tres o cuatro años antes, y que los arruinaba. El gobernador Ruy no solo promovió la devoción a la Señora Virgen de Las Mercedes, sino que se trajo dos frailes mercedarios con intención de fundar aquí la orden de La Merced y hacer una casa u hospicio para convento. Mas con la llegada del obispo fray Mauro y la ojeriza que se tomaron ambos personajes, los frailes se vieron envueltos en la tormenta de competencias. El obispo los satanizó como 'criados y afines' a Fuenmayor, rival del obispo, llegándose a términos de desobedecer estos su autoridad y entrar en la pelea. Con la llegada del terremoto de San Bernabé de 1641 esta virgen no sólo quedó como patrona defensora de los cultivos del cacao sino como patrona contra los terremotos (La Merced estaba muy de moda, como se ve). Los frailes intentaron reconstruir su hospicio, mas fray Mauro, que no había dado el permiso, viendo que levantaban un rancho en el sitio donde estuvo la casa inicial del convento (en la esquina del Guanábano), se fue en procesión con sus curas presbíteros y jerarquía catedralicia hasta el sitio y a pico y pala derribó el nuevo y flamante convento. Los mercedarios no pudieron volver a intentar la fundación de su orden sino hasta la ida del obispo a Chiapas, en 1653. Fundarían finalmente su nueva sede en donde hoy se alza la iglesia de La Merced, llamado desde entonces el anterior sitio en Guanábano 'La Merced Vieja'. El templo nuevo, en la esquina de Las Mercedes se construyó en un medio solar esquinero donado por doña Leonor de Intriago, mas a los frailes les resultó estrecho para incluir en este tanto el templo como el convento, por lo que solicitaron al cabildo les cediera espacio en la calle al oeste para hacer un templo más espacioso, El cabildo oye las razones de los mercedarios y le admite la solicitud, por lo que la iglesia quedó con media cara a la calle, dejando un estrecho espacio entre esta y la cuadra al oeste, que es el famosísimo 'Callejón de La Merced.' La Guaricha, que es la imagen de la virgen de La Merced que se venera en dicho templo, es fama fue mandada a traer en barco por el mismísimo Fuenmayor para la inauguración de su primer convento, en 1640. Así son las cosas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excelente , lo pondré como texto junto a otra imagen de tengo del Templo. Un millón

      Eliminar