domingo, 11 de agosto de 2013

Centros Sociales de la Caracas de ayer

Caracas 

Club Florida 


“ Un punto y una recta determinan un plano, en geometría;  un campanario y un arroyo, una aldea; y una estilizada cuanto fastuosa casa de marcado estilo antañón, hispano, desbandando en un derredor enjambres de viviendas colonizantes, una de las tantas buenas Urbanizaciones de una década acá del ambiente metropolitano. Centrifugado fuera de las alcabalas, y copando en día cercano, seguramente, el área, cultivada de todo el valle de Caracas, tal la celeridad tentacular de su dinamismo. El desarrollo  edificio de otras grandes ciudades, se desplaza a lo alto superponiendo pisos; éste estira su radio cada vez más distante; y cada grupo denso de urbanización, como la Ermita de otrora, siembra el epicentro de un Centro Social, de Deportes; y concretando su afán de propaganda, a constantes y mejores inversiones del capital, hace de él su mejor affiche, [Sic] y crece rápido, dejando atrás,  muchas veces,  la urbanización misma. El Country Club, El Florida, Los Palo Grandes, El paraíso, fueron por antonomasía [sic], el señuelo de sus parcelaciones y siguen siéndolo, por la fastuosidad y el confort desplegados en ellos. 

Ahora bien. ¿Por qué en todos los edificios se ha tenido por modelo el llamado estilo colonial?  Erigidos en tiempos diferentes y por distintos arquitectos, no fue, desde luego, obra convenida entre todos; sino una innata sugerencia racial, al volver al campo trillado por el brazo del conquistador, a un panorama vivido en otros tiempos por los predios, terrasgos [sic] paniegos de los hijo de la Colonia, como una visión trajinada por la retina caraqueña de muchas generaciones.  Porque ese viejo estilo, abuelo de nuestro modo de sentir la vivienda, desde la enramada de desnudos horcones torcidos de la media agua criolla, hasta el rico y empinado alar de nuestros viejos templos, es y será venezolano.; no como muchos dan por interpretarlo , creyéndolo el único adaptable al trópico, porque también en esa zona están las Antillas, copando la pizarra y el techo aboardillado de la mansarda – importados por las razas europeas que las conquistaron -  sino porque éste,  en  cualquiera de sus modalidades para nosotros tiene abuelos, más emotivos,  por tanto que el llamado Arte Moderno, de padres desconocidos,  y que hoy comienza a sembrar sus raíces un tanto snob  en nuestro suelo.”
Country Club 

Club Paraíso 

Autor :   Rafael Seijas Cook 
Publicado : En Billiken 1941 

1 comentario:

  1. ..exclente,recomendaria adicionar la información actual de donde estaban estas bellísimas construcciones y si no existen ya apuntar el sitio actual...

    ResponderEliminar