sábado, 8 de febrero de 2014

Aquellos Tranquilos Botiquines


“Para la última década del pasado siglo y principios del presente la vida de Caracas, en su aspecto nocturno, era tranquila y apacible; incluso en lo que a centros de expansión y diversión de índole espiritual  y festiva, se refiere. No existía entonces el botiquín propiamente dicho, sino la botillería y la confitería donde se vendía licor. Ejemplo clásico de estos establecimientos mixtos lo tenemos en lo que registra la crónica y recuerdan los caraqueños de larga vida y poco beber, aunque no por ello fueran precisamente abstemios. Así viene el caso mencionar  los establecimiento de este tipo que funcionaron en el centro de la ciudad por los lados y alrededores de la Plaza Bolívar, “La Francia” y “La Glacier”, fundados por Don Carlos Zuloaga; “La India”, fundada por el italiano José Mendozza – el apellido se escribe con doble Z-y “La Confitería de las Familias” situada en la esquina de Dr. Paúl. En esos sitios los niños y las damas comían helados y dulces y los mayores de edad, saber y gobierno tomaban su “aperitivo”, que consistía en una copa de buen vino español o de sabroso coñac francés lo cual obligaba al bebedor a mover  la lengua ruidosamente  en el cielo de la boca para dar señal de buen gusto. Con esto se fueron formando los grupos de contertulios que en la generalidad, estaban integrados por poetas, literatos y artista que se denominaban así mismo “librepensadores”.



Salón La India para damas 



En realidad el botiquín más ruidoso de Caracas, en los primeros años del siglo, vino a ser el de Puente Hierro, propiedad que fue de Alejandro Landa, en el cual el General Eustoquio Gómez mató al Gobernador Mata Illas. Al abrirse con este hecho de sangre una etapa de violencia, por una rivalidad regional ya superada, la vida caraqueña se sacudió en su ánimo, y cambió un tanto en sus costumbres y en algunos aspectos sentimentales. De allí que se hiciera célebre la frase  del Presidente Castro, según la cual  “no cobraba andinos ni pagaba caraqueños”. Los tiempos de Castro fueron los más festivos de la vida caraqueña, por lo mismo que le gustaba el baile, y tanto como danzar con los pies, “empinar el codo” aunque, en este particular, no daba su brazo a torcer. Aquel aspecto era un producto de la “fulminante” revolución restauradora. 

Eustoquio Gómez de gala 


La Tradición Caraqueña

La vida caraqueña se mantuvo dentro de la tradición. En la Plaza Bolívar las familias asistían a las retretas los jueves y domingos, para lucir sus mejores galas. En la Cervecería Strich, que funcionaba en la planta baja del Hotel Klindt los caballeros de la época lucían su leontina en el chaleco, en sombrero de pajilla en la cabeza y los zapatos “bordequines”. Entonces fue cuando el alemán  Strich puso de moda la “camarita y el pumpá”, sombreros de moda en el vestir elegante, a los que ironizaban los de sombrero de pajilla, tipos más populares. Se entendía por camarita el medio vaso de cerveza cuyo costo era medio real; y por pumpá, el vaso entero que costaba un real. Desde la cervecería veían desfilar las señoritas trajeadas a la usanza de la época, con traje largo, cintura ceñida y valona al cuello. El traje de las señoras se diferenciaba de que “traían cola”. Fuera de la cara no había nada que ver.

En tanto en “La India” que era el bar de categoría, los grupos selectos y los bohemios famosos, de buen vivir y mayor gastar, se deleitaban con sus tragos de vino y coñac. El gran pintor Tito Salas, el poeta Andrés Mata y el Padre Borges eran de los asiduos  concurrentes. Don Tito que llevó una vida bohemia hasta que se casó, fue motivo para que “La India” cerrara sus puertas la noche de su matrimonio, y pusiera en las puertas un cartel humorístico que decía a la letra:
“Cerrado esta noche: Se casa Tito”, “La Francia”, a su vez seguía siendo un sitio de reunión de los caraqueños y muchas veces fue escenarios de lances personales.  
El Pintor Tito Salas, ya abuelito,  junto a su hermosa familia

Fuente:   Pedro Hernández C
Transcrito por Caracas en retrospectiva de la Revista Venezuela Gráfica 1962
Imágenes de El Cojo Ilustrado, y grupos Caracas en retrospectiva facebook 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada