sábado, 11 de julio de 2015

Plaza Las Mercedes

En el centro de la Plaza concreta "El Magnánimo" el triunfo
de la Revolución Federalista
“De un libro de tradiciones caraqueñas tomamos lo siguiente: “La esquina de Tienda Honda tenía su plaza adyacente. Esta era sin duda, la Plaza mayor de Caracas en cuanto a amplias proporciones. Su perímetro alcanzaba varias hectáreas  de terreno y sobrepasaba una manzana.  En su contorno, varias construcciones y dos alamedas  muy profundas, que habían servido como cotos de cazas. En su suelo se daban infinidad de flores y frutos tropicales. Los limones de esas huertas llegaron a tener gran popularidad como pudieran tenerlo los de Chacao. Una gran vaquera surtía diariamente de  leche, buena parte de la Caracas de entonces y también se detallaba añil, caña, cacao y café”. 

Tal la noticia que tenemos de la de hoy, relativamente pequeña, Plaza de “las Mercedes”, parece cosa cierta que el templo le ha dado su nombre a la Plaza donde él descansa. Entonces, el aspecto que presenta en los actuales momentos marca solamente – cuando  más- una etapa del siglo pasado.  Es bien sabido que los Capuchinos cuando su llegada a Caracas se establecieron en la Parroquia San Juan. Una esquina de ese barrio la esquina de Capuchinos  mantiene  la mencionada rememoración. En ese sitio existió un convento  y un hospicio donde los virtuosos Misioneros prestaron apreciables servicios.

La iglesia de “Las Mercedes” sede de los hijos espirituales de San Francisco- ha continuado la ejemplar labor que iniciara la fundación de “El Pardo”  de Madrid, en la parte suroeste de Caracas. Y desde allí han alcanzado, en un generoso anhelo misional, hasta el mismo corazón de la selva guayanesa. Los Capuchinos, su virtud, su inteligencia, su dinamismo, su perseverancia, han logrado la cristianización de buen número de tribus aborígenes. Las Mercedes, la iglesia, se ha prolongado hasta la vieja Angostura y varias escuelas expresan elocuente y objetivamente la magnitud  redentora de ese noble español misional. 


Colección Nicomedes Febres
¿ Qué año será?
La Plaza donde está erigido el templo presenta un aspecto característico. Es decir, está dividida en tres porciones. La de la iglesia, remata en la Gruta de la Virgen, y cuenta con varios árboles seculares.  La del centro, donde se encuentra el busto del Licenciado Agustín Aveledo construido en fecha reciente; y la tercera, la más antigua de todas, - la verdadera plaza- consagrada  a la rememoración de la Guerra Federal. Y llegamos a esta conclusión por el simple hecho de levantarse allí la  estatua del Mariscal Juan Crisóstomo Falcón, jefe –por muerte de Ezequiel Zamora- del movimiento federalista  triunfante en Venezuela después de incontables vicisitudes. Dicha estatua parece ser un homenaje personal del General Antonio Guzmán Blanco a su jefe en aquellos empeños revolucionarios. Al menos la leyenda grabada en la base  o pedestal dice, más o menos: El General Guzmán o Antonio Guzmán Blanco consagra este homenaje  al General Falcón. Se trata así, de la gratitud o de la admiración del caudillo caraqueño por el Magnánimo, es decir por el nobilísimo hombre que supo inspirar bajo su égida de Magistrado, el famoso decreto de garantías. Más, en uno y otro caso, el homenaje es justiciero. Falcón fue generoso y prestó servicios  beneméritos. El mismo Juan Vicente González, detractor sistemático del General Falcón, después de conocerle rectificó su temerario concepto y terminó por ser él uno de los más decididos apologistas suyos. 

Fuente: El Farol 
       

2 comentarios:

  1. "¿De que año será?"

    Pues, por los carros se deduce que de fines de la década de 1940

    ResponderEliminar