domingo, 10 de junio de 2012

De Buena Vista a Cuartel Viejo

EL NACIONAL - Domingo 10 de Junio de 2012 Caracas/4

Caracas

De Buena Vista a Cuartel Viejo
Andar por detrás del poder

Caminamos cuatro cuadras por arriba de Miraflores, una trama urbana llena de altos contrastes, que no parecen haberse beneficiado mucho del centralismo

JUANCHO PINTO

Detrás de este muro, lleno de estampas nacionales que ameritan un retoque, está el cuartel de la Guardia de Honor Presidencial

Esta casa de principios del siglo XX, entre las esquinas de Pineda y Cuartel Viejo, pide a gritos una restauración

La esquina Buena Vista es un lugar desdibujado, una encrucijada sin ángulos donde coinciden la garita noroeste del cuartel de la Guardia de Honor Presidencial, un atajo a la avenida Sucre y algunas casas, todavía señoriales, de Altagracia y La Pastora. A pesar de que ya no tiene nada de esquina, los vecinos aún conservan su nombre como punto de referencia y, quizás, como una manera de mantener un hilo de tradición en una calle un poco vapuleada por las transformaciones urbanas que le impuso el poder desde los años cincuenta.

Situada en la parte posterior del Palacio Blanco, y separada de él por muros y rejas, parece un olvidado callejón en su trastienda, pero es un área con una impresionante textura urbana en el que confluyen varias calles que bajan desde La Pastora y crean un interesante conjunto donde se aprecian diferentes muestras de la arquitectura tradicional de la ciudad. Ya que es ciega al tránsito automotor, un buen trecho de ella (entre las esquinas de Buena Vista y Paraíso) bien pudiera ser transformado en bulevar o zona peatonal, para quitarle ese sabor de calle sin salida que tiene ahora, porque para los peatones es una buena alternativa de enlace con la avenida Sucre. Sin embargo, las fachadas pomposas de los edificios de poder miran todas hacia el sur, hacia las grandes avenidas, y lo que ofrecen a la avenida Oeste 3 es desconexión y un descolorido mural con motivos patrios y estampas de varias regiones del país, incluida Caracas.

En esta calle, catalogada como "zona de seguridad" (lo que impone condiciones y restricciones) se aprecian tres bruscos saltos de la trama urbana en el trayecto. El primero, detrás del cuartel, es áspero y de un movimiento estrictamente vecinal. Luego, detrás del palacio, crece el movimiento de gente y al menos las rejas permiten asomarse con discreción a los jardines. Por último, entre las esquinas Pineda a Cuartel Viejo, donde no hay "detrás" y se confrontan las fachadas, aumenta el flujo de gente, y la ciudad vuelve a tener un aire de normalidad.

En esos bruscos saltos, en esa diferencia de escalas (grandes edificaciones gubernamentales, altas torres residenciales y pequeños solares), lo que da armonía y talante al lugar son esas casas solariegas de principios del siglo XX, algunas con peculiaridades que no es fácil encontrar en otros puntos de la ciudad. Es lamentable que la mayoría de ellas estén deterioradas. Sorprende que ese valor patrimonial tan cercano al poder no haya sido objeto de una inversión pública que permita rescatar ese excelente contexto que tiene el palacio de gobierno a sus espaldas.


Fuente : El Nacional
10 de junio de 2012



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada