martes, 31 de agosto de 2010

LA CALLE REAL DE CARACAS

Si existiera hoy la Calle Real de Caracas, ¿Cual sería esa vía? ¿ La Av., Bolívar, la Urdaneta, La Lecuna?
¿ Quizás ninguna de ellas tendría la autenticidad, la verdadera prosapia que le diera esta distinción de vía principal de la Capital. Recuérdense que los españoles, al fundar nuestras ciudades, definían, delimitaban los sitios donde deberían establecerse la Plaza Mayor, la Iglesia, el Mercado. En algunas ocasiones utilizaban la plaza mayor como mercado cuando éste tenía un carácter transitorio u ocasional. Igualmente se demarcaban las casas de los vecinos de mayor significación social o eclesiástica, y desde luego, se indicaba cuál sería la calle real de la Ciudad.

En Caracas la calle real arrancaba desde la esquina del Conde ( llamada asi en recuerdo a San Javier), atravesaba todo el centro de la Ciudad hacia el este, iba abriéndose paso por las esquinas de Conde, Principal, La Torre, Madrices, Marrón, Cují, Romualda, Manduca, Ferrenquín ,,, esto es, invadía parte de la Candelaria ( llamada asi en honor a la virgen de La Candelaria) hasta concluir en la estación de ferrocarril.

La esquina de La Torre y sus alrededores constituían el verdadero centro comercial de Caracas de los años 40 y 50, cuando la Ciudad comenzó la apertura hacía el Este. Allí encontrábamos, de Madrices a Marrón el restaurante Mesa; de Torre a Madrices, la tienda la Mano de Oro, de Elías J. Rafael; La camisa del Frac, de Torre a Veroes; el bar la Democrática, de los famosos hermanos Curiel, en donde por cierto, se guardaban los instrumentos musicales de los Cañoneros y los vente tú; la tienda la Surtidora y la Estrella de España; en la esquina de San Jacinto, el Pasaje Ramella; las tiendas el Gallo de Oro, y la Linda, de Farsen Ramia.

De Marrón a Cují estaba el Colegio Sucre, y también la Lotería de Caracas, en una casa grande que perteneció a Eustoquio Gómez, primo del General Juan Vicente Gómez, muerto a balazos en la sede de la Gobernación de Caracas.

Alrededor de la Plaza Bolívar existían también negocios importantes. Por ejemplo, entre Gradillas y Sociedad se fundó el más grande establecimiento comercial de la capital, El Pan Grande, instalado en un edificio de dos pisos, ambos llenos de mercancía de la más diversas especies. Era el sitio obligado para los comerciantes del interior que allí venían a abastecerse de mercancías y también para los vendedores del exterior interesados en introducir en el País sus productos.

En la Esquina de San Jacinto estaba la muy famosa Casa Bustillos que innovó el sistema de cupones, los cuales le eran obsequiados al cliente por cada compra y una vez que llenaran la “cuponera” se le obsequiaba una vajilla de cierta calidad.

Esto , a muy grandes rasgos, fue la calle real de Caracas en aquellos tiempos, recordaba por cierto a la compositora caraqueña Conny Méndez

“ Yo soy Venezolana,

del eje de mi tierra,

de la mera capital,

y no pudiendo en Catedral,

Yo nací en la esquina El Conde

en la Propia Calle Real”.

Fuente: CARACAS DEL RECUERDO A LA NOSTALGIA PAG 31

DE JUAN J VERDE M


No hay comentarios:

Publicar un comentario