sábado, 28 de agosto de 2010

El ferry caraqueño de 1874

1874. " ...
"Caracas, cuando el Ministro norteamericano y sus familiares la vieron por primera vez, tenía estrechas calles empedradas. A raíz de una fuerte lluvia, torrentes de aguas fangosas se arremolinaban en algunas de estas vías, pues la ciudad estaba situada de través entre la cima de los montes que la separan del mar y el río Guire. En tales ocasiones, enérgicos miembros de las clases bajas dejaban sus alpargatas, se enrillaban los pantalones por encima de la rodilla y ofrecían sus servicios como ferries humanos para llevar a ciudadanos y a ciudadanas de una acera a otra. El costo de este sistema de transporte era de unos pocos centavos.
Muchos transeúntes utilizaban este improvisado servicio de ferry. De no hacerlo asi, la única alternativa era quitarse los zapatos y las medias o calcetines para sumergirse en el arroyo amarillento, expediente al cual desde luego no podían recurrir las señoras de esta pequeña y formalista comunidad española, los peatones sin embargo podían aguardar, ya que estas súbitas inundaciones no duraban mucho. Pocos minutos después, reaparecía el sol y las calles se secaban, terminando la ocupación de los transportitas..."



Fuente:  "Un Joven Caraqueño" pag 11. Publicado por 1era vez en ingles en 1941 bajo el título de Young man of Caracas  y traducido al español en 1969 por la Ediciones de la Biblioteca de la Universidad Central de Caracas. Escrito por el hijo del General Alejandro Ybarra, Thoman R Ybarra .

No hay comentarios:

Publicar un comentario